Tema musical de Ojos de lobo: Déjame ser yo mismo.

viernes, 3 de abril de 2015

¡Hola seguidores! Sebastien siente la venganza correr por sus venas. Es un sentimiento que poco a poco lo acercará a sus instintos de vampiro y lo irá alejando de lo que siempre a querido lograr, asemejarse a los humanos. Sin saberlo, sentirse más cerca de su raza hará surgir esos dones que siempre ha tenido por naturaleza y que permanecían escondidos.
Sin mucho que agregar, los dejo que disfruten el capi que se acerca a la recta final. Gracias totales por seguir aquí, conmigo.

PD: Capítulo 79 será publicado entre mañana o pasado.

Capítulo 78
Avances.

(Perspectiva de Sebastien)

Después de tomarnos el whisky, András y yo recorrimos las nuevas construcciones de diez cabañas. Debían tener la plancha de telgopor entre los troncos para ser cálida y confortable a la vivienda. Las minas de carbón abandonadas aún no habían sufrido nuevas excavaciones pero el metano había sido detectado en grandes proporciones por lo tanto estábamos seguros que hallaríamos grisú. Debíamos ser muy cuidadosos ya que el principal elemento era el metano y los gases eran absorbidos por el propio carbón y siendo capaces de producir incendios y explosiones.

Uno de los ingenieros nos explicó que al crear un hueco en el interior de una mina se producen fracturas alrededor como consecuencia de altas presiones de los gases, eso implicaba que los obreros no debían ser neófitos sobre el tema y debían tener amplia experiencia ya que el carbón debía ser desgasificado para evitar desastres. Como la recordada catástrofe de Courrières, Francia, alrededor de 1906. Donde murieron mil noventa y nueve personas por una explosión de carbón que recorrió más de cien kilómetros de galerías.

Como medida de seguridad había que medir la concentración de metano con un aparato llamado metanómetro y después mantener la misma bajo un cinco por ciento. Para ello había que ventilar la zona muy bien y que el aire del exterior diluyera el metano bajando el porcentaje. A decir verdad estaba aprendiendo muchas cosas interesantes sobre el carbón. No era tan fácil desde afuera como había creído.

Mientras András daba algunas indicaciones a un obrero que cargaba unos listones de madera, intenté comunicarme por móvil con Bianca. Ignoraba si la tormenta había cesado en Kirkenes y me preocupaba que Charles no mantuviera constante contacto mental como acostumbraba cuando estaba lejos de mi hogar. No sabía que pensar… O estaba todo demasiado tranquilo y no había novedades que justificaran el esfuerzo, ya que transmitir pensamientos era agotador, o había un problema grave que Charles querría mantenerme al margen.

Al ladrido de un Siberian Hunky giré hacia mi espalda. Era un integrante de la base de meteorología avanzando hacia las cabañas con un perro. El pobre era arrastrado por la correa del animal y parecía querer alejarse de mí. Bueno… no parecía… Era tal cual.

András se acercó al observar tamaño escándalo.

-¿Qué le pasa a ese perro?
-Ni idea.
-Ayer ocurrió lo mismo contigo, Sebastien. ¿Recuerdas? Estábamos cenando en la base y entraron dos siberianos con uno de los chicos. Los perros te aullaron y retrocedieron. Evidentemente no te gustan los perros. Los animales lo presienten.
-Sinceramente les tengo miedo. Un hecho de niño me ha dejado con ese trauma.
-¿No digas? ¿Sufres cinofobia? ¿Te han mordido?
-Uuuf, ni me lo recuerdes.

De pronto, la imagen de Charles se cruzó por la mente…

Me aparté unos metros encendiendo un cigarrillo.

“Charles, ¿qué ocurre? ¿Todo bien?”

“Querido, los lobos pidieron una reunión urgente. Han querido asesinar a Douglas. Tranquilo, tu hijo está sano y salvo con nosotros.”

(Perspectiva de Bernardo)

Golpee la puerta de la cabaña de Hans donde Chaman y Verena estaban quedándose sólo por unos días más. Estaba muy nervioso y esperaba que me atendieran pronto. Debía llevar a Sabina al hospital de Kirkenes, su estómago, hígado, o lo que fuera, la llevaba a mal traer. No quise esperar más por si era una apendicitis o algo así. La lluvia caía mansamente esa mañana pero prefería estar libre temprano ya que en poco tiempo Chamán y Sebastien se encontrarían para hablar sobre los últimos hechos. Es decir, la paliza de Hans dada por el controvertido Lenya y el secreto ya rebelado del secuestro.

No tenía dudas de que lado estaría. Por más que no hubiera justificación para darles la razón a los Craig, yo tenía una muy poderosa, ser incondicional amigo de Bianca.

Hans abrió la puerta con una bolsa de hielo en el ojo derecho.

-Pasa. Es temprano para ir al claro del bosque.
-No he venido por eso.

Chamán salió de una de las puertas que daba a la pequeña sala.

-Hola Chaman. Debo ir al hospital para que examinen a Sabina. Sufre náuseas y si sigue así se debilitará. No le para nada en el estómago. Quería avisarte que quizás no llegue a tiempo para el comienzo de la dichosa reunión –dije, mirando de reojo a Hans y los golpes que parecía haber recibido en la cara.
-Se te curarán rápido, eres un lobo –sonreí.
-¡Sí claro! –protestó.
-Bernardo, si vas al hospital yo iré contigo –dijo Chamán recogiendo un abrigo oscuro de un perchero.
-No es necesario. Hubiera sido genial que Gloria quedara con ustedes pero no hay forma que quiera quedarse. Así que iremos los tres.
-No, iremos los cuatro y espero no te moleste –insistió Chamán.
-En absoluto.
-¿Para qué quieres ir papá? ¿No ves que la tormenta puede volver en poco tiempo? Te enfermarás –dijo Hans.

Chamán miró fijo a su hijo.

-Hay cosas que me enfermarán más que una simple mojadura, Hans.

………………………………………………………………………………………………...........
Durante el viaje noté a Gloria preocupada.

-Cariño, lo de Sabina no será nada –la tranquilicé.
-Sí, ya verás, me darán esos remedios horribles que a ti no te gusta tomar –rio Sabina.

Gloria me miró por el espejo retrovisor y sonrió.

-No estoy preocupada por Sabina.
-¿Ah no? ¿No digas que no emitirán más en Disney Chanel las aventuras de la princesa Azucena?

Gloria rodó los ojos.

-¡Cómo me subestimas, Bernardo! Y no es la princesa Azucena sino Aurora.

-¡Ah!

Creo que hasta el Chamán sonrió.

De pronto observé a lo lejos el camino al lago.

-Mierda, el agua está subiendo. Si no para de llover habrá que aprender a nadar –bromee.
-La reserva está en tierras altas –señaló Chamán-. La reunión no tendrá que suspenderse.
-Sí… Yo… No había pensado en la reunión. Mejor dicho no me gusta pensar en ello.
Chaman sonrió.

-Eres un lobo pero tu alma está junto a tu amiga Craig, ¿verdad?
-Sí, siempre.

………………………………………………………………………………………………..............

En media hora estuvimos frente al hospital. Por suerte mi furgoneta podía transitar calles ligeramente inundadas. Bueno, si ligeramente le llamábamos a cuarenta centímetros de nivel de agua.

Al estacionar frente al hospital provoqué una ola que tapó los tres escalones y casi entra a la sala de informes. ¿Cuándo cesaría esta lluvia?

Apresurado alcé en brazos a Gloria para dejarla junto a la mesa de recepción y regresé para alzar a Sabina.

-Querido, esto no lo has hecho ni en nuestra primera noche de amor –bromeo Sabina.
-Calla mujer, estoy nervioso.
-No te preocupes, Bernardo. Sólo será una infección intestinal.

Al llegar a la mesa de recepción Chamán me esperaba junto a Gloria.

-Disculpa, no he cargado a la pequeña, tengo la cabeza en otro lado –se disculpó.
-No te preocupes todos la tenemos aunque imagino que por distintos motivos… Me gustaría saber que te aqueja Chamán. No soy idiota. ¿Es por la reunión?
-En parte –respondió.
-Sebastien es el mejor tipo que he conocido en mi vida. Llegarán a un acuerdo.
-¿Caballeros?- preguntó la recepcionista rubia.
-Ah si… Traje a mi mujer, se siente muy mal y necesito un médico urgente.
-Bernardo, deja que yo hable –protestó Sabina con una mueca de dolor.
-Tiene unas seis personas antes de usted.
-¡Es urgente!

Sabina se acercó.

-No es tan urgente señorita, mi marido exagera. Esperaré mi turno. No se preocupe.

Bufé.

-¿Cuánto tiempo tenemos de espera?
-Unos cuarenta minutos, señor.
-Está bien.
-Disculpe señorita –Chaman interrumpió.
-Dígame.
-Necesito preguntar por un joven que podría estar internado aquí por sobredosis.
-¿Su nombre?
-Se llama Tomás Ask. Ha desaparecido y sus padres están preocupados y por la tormenta no han podido acercarse hasta aquí por no tener vehículo.
-¡Ah! ¡Tomas! Pobrecillo. Pero el chico no entró por sobredosis. No sé si será el mismo joven. Un tal Tomas fue golpeado y ha entrado grave a terapia intensiva la madrugada de ayer, ¿o antes de ayer? Fue famoso en el hospital ya que se ha recuperado milagrosamente. Ya no está en terapia, está en sala. Puerta cuatro en segundo piso.
-Muchas gracias.
Miré a Chaman sorprendido. ¿Tomás internado? ¿Y no era por sobredosis?

Me mantuve en silencio, incluso cuando después de llegar a sala de guardia, Chaman decidió esperarme para ver juntos a Tomas. ¡Todo tan extraño! Aunque ahora me preocupaba algo más importante, la salud de mi amorcito.

No me quedó otra que esperar en la sala de guardia mientras Chaman nos hacía compañía.

-¡Dios! ¡Cómo tardan en salir!
-Bernardo –sonrió apenas Chaman-, sólo han pasado diez minutos.
-Ah, caramba… Parece que transcurrieron horas.

Gloria sentada a mi lado lucía taciturna y callada, demasiado para su costumbre. Otra razón para preocuparme.

Una enfermera apareció por el pasillo y respondió una pregunta de una de las personas que esperaba con nosotros. Después entró al consultorio donde estaría Sabina llevando en sus manos una pequeña cajita blanca y rosa.

Fue una tortura la media hora que pasó antes que se abriera la bendita puerta y por fin viera a mi Sabina. Parecía llorar…

El corazón se me detuvo y corrí a su encuentro. Un doctor le dio la mano y sonrió.

-La felicito. Ahora deberá cuidarse con los alimentos, pero siga vida normal.

Sabina secó sus lágrimas y sonrió.

-Gracias doctor.
-¿Qué ocurrió? ¿Qué te dijo? –pregunté con la voz ronca apenas el doctor mencionó en voz alta el apellido de otro paciente.
-Bernardo, ven.

Sabina me tomó la mano y nos apartamos en una esquina del pasillo.

-¿Qué ocurre? El doctor te felicitó como si estuvieras esperando un bebé.
-Estoy esperando un bebé. En realidad, estaremos esperando un bebé para hablar más correcto.

Quedé inmóvil mirándola a los ojos.

-Perdón. No escuché bien.
-Vamos a tener un hijo.

Se echó a reír.

-¿Qué dices? Nosotros… ¿Tú puedes tener bebés?
-Parece que sí –sonrió-. Scarlet Craig. ¿Recuerdas lo que ella me hizo en Navidad?

La miré confundido…

-¿Scarlet Craig? ¿La hermana engreída y antipática de Sebastien?

Sabina rio.

-Antipática, engreída, como la llames. Fue a pedido de Bianca. ¡Haz memoria, amor!
-Sí sí recuerdo, pero… Ay… ¡Vamos a tener un hijo! ¿Tú estás segura?

Rio otra vez y me abrazó.

-Bernardo no quise esperar el análisis de sangre. La enfermera me trajo un “mamitest”. Me dio positivo, cariño. Eso no falla. ¡Scarlet Craig curó mi útero!

No pude ni podré definir lo que sentí ese momento. Confusión, felicidad, dicha, miedo. Pánico a decir verdad. ¿El “mamitest” sería confiable? ¿Si nos ilusionábamos en vano? ¿Y si era tal cual y tendríamos un hijo? ¿Sería un buen padre?

Mis brazos la acogieron fuerte contra mi pecho y pude sentir su corazón latiendo fuerte como el mío.

-Sabina… Yo no sé que decir… Estoy… ¡Estoy feliz!

Reímos como si estuviéramos locos. Le tomé el rostro con ambas manos y la besé…

La vida estaba devolviéndome lo que en tantas oportunidades me había negado. Como aquellos años los cuales viví día tras día sin una familia, sin el amor de un padre o una madre. Sin saber lo que significaba que te acompañaran al colegio como hacían con otros niños. Sin cumpleaños felices, sin nadie que te guiara en la infancia el camino de lo bueno y de lo malo.

Sonreí para mis adentros.

A pesar de todo había hecho lo correcto en mi vida. Nunca drogas, nunca alcohol, sólo lo común de los festejos. Nunca la delincuencia llamó a mi puerta y le había abierto, por más que el hambre infinidad de veces no me permitía conciliar el sueño.

Hoy por hoy estaba orgulloso, porque salir indemne de la orfandad, era una victoria que sólo yo merecía.

-¿Tendré un hermanito?

Gloria nos miraba de pie, desde muy cerca.

Sabina se inclinó y la abrazó.

-Sí cariño. Un hermanito o hermanita.

La niña sonrió mientras yo intentaba alzarla en mis brazos. Mis piernas temblaban así que fue un milagro que no cayéramos los dos.

-Y dime tú tramposilla, ¿nada sabías del bebé? Pregunto porque últimamente estás muy misteriosa.
-¡No Bernardo! Tú crees que soy una tritonisa.

Sabina y yo reímos.

-Pitonisa. P-I, con P de “perro” –corregí.
-Con P de “papá” –agregó Sabina sonriendo.

Volví a besarla y deposité a Gloria en el suelo.

Me acerqué a Chaman para darle la noticia. La feliz noticia. Sin embargo estuve a punto de arrepentirme. Era tal la tristeza que lo embargaba que mi felicidad estaba tan descolocada y fuera de lugar. Aun así, después de dudarlo lo largué.

-Voy a ser papá. Sabina espera un bebé.

Chaman se puso de pie y me abrazó.

-Querido, me alegro mucho por ti. Te mereces la felicidad.

Lo aparté lentamente para mirarlo a la cara.

-Amigo, todos merecemos la felicidad.

Negó con la cabeza tristemente.

-No Bernardo, no todos. Algunos transitan este mundo sólo para hacer maldad, y merecen no estar entre nosotros.

Sus dedos que aferraban mis brazos hicieron presión, como si al apretarme quisiera pedir ayuda para algo.

Sin pensarlo me ofrecí.

-Chamán, lo que necesites dime. ¿En qué puedo ayudarte?

Me miró fijo y sus ojos se llenaron de lágrimas.

-Primero, a interrogar a Tomas. Después… A sobrellevar lo que venga.
……………………………………………………………………………………………..................

La lluvia había cesado cuando los cuatros salimos del hospital. Volví a repetir la acción de alzar a Sabina hasta la furgoneta y Chaman llevó a Gloria para que ambas no se mojaran. El nivel del agua en las calles había subido unos veinte centímetros más y la corriente arrastraba basura incluso cantidades importantes de ramas de árboles. Era evidente que aunque no lloviera, las aguas del mar de Barents habían salido de su cauce desbordando las costas sobre Kirkenes. El hospital parecía estar evacuándose por la salida de emergencia cuya puerta daba a una calle un poco más elevada. Los rostros de las personas dibujaban el desconcierto y el miedo. ¿Cuánto más podría subir el nivel?

La reunión no se suspendería. Las tierras altas donde los bosques de cipreses se extendían dejando tres claros perfectamente definidos camino a la reserva, estaban a salvo de la inundación, al igual que la zona donde la majestuosa mansión de los Craig se alzaba orgullosa e imponente. La mansión… Donde había albergado recelosa y fiel cada uno de sus integrantes cuidando su secreto más preciado. Ahora, los mortales vampiros saldrían con su furia a arreglar cuentas con aquel que había osado tocar a su más preciado tesoro.

No podía creer que Hans había sido capaz de tanta crueldad nada menos que con Douglas. Hasta exigí a Tomas frente a Chaman que volviera a reiterar los hechos espeluznantes mientras Chaman empalidecía. Desde la violación de Clelia por sus compañeros hasta la tentativa de homicidio para con Douglas. Era una suerte que Sabina se hubiera comunicado con Bianca por el tema de la reunión y mi amiga no había dado malas noticias. Cuando Tomas relató los hechossupe que Lenya había logrado salvarlo de la muerte.

Al salir de la sala hacia el pasillo Sabina y Gloria aguardaban. Hablaban sobre comprar una nueva cuna y ropita para el bebé. Omití contarle a mi mujer frente a Chaman los hechos desgraciados. Por más que "mi amorcito" apreciara a la familia no la creía capaz de comportarse con protocolo y conmiseración si se trataba de un hijo. Ya se lo diría en casa y debido a su estado intentaría que faltara a la reunión. Por supuesto, Sabina embarazada o no, jamás aceptaría quedarse en casa mientras la reunión se desarrollaría. Aunque así fuera lo intentaría.

Cierto que estaba muy feliz por el bebé que junto a Gloria iluminaría nuestro hogar, sin embargo me sentía verdaderamente triste. No sabía como iba a terminar la reunión. Si llegando a un acuerdo de paz renovando la promesa antigua de no molestarse, o finalizaría con una cruenta lucha entre las dos razas donde todos perderíamos. Lo cierto que había un secuestro que había durado diez años, ejecutado por Lenya Craig al venerado y respetado Chaman, y por otro… Y por otro algo imperdonable aunque no hubiera logrado el objetivo.

No era minimizar lo que había hecho Lenya con el alfa de Suiza. Pero el hermano de Sebastien creyó vengarse de su madre. En el supuesto de Hans, ¿qué lo había llevado a ser cruel con Douglas? Maldad pura. ¿Estaría justificando a los Craig sin darme cuenta? No… Hans merecía quemarse en el infierno eterno.

(Perspectiva de Sebastien)

¡Maldita sea! No había un puto avión que me llevara a Kirkenes. Había zarpado en el mismo velero que había cargado la madera hasta la Isla del Oso y regresado a Leknes. Desde allí partían vuelos a varias regiones de Noruega pero Kirkenes no estaba en la opción. Era impensable debido al mal tiempo.

¿Qué podía hacer? Sólo estaba más cerca del destino pero de nada me valía si no podía estar junto a mi hijo, confirmar que estuviera bien como me había dicho Charles.

Así que el hijo de puta de Hans había querido asesinarlo. Mis manos se crisparon imaginando como lo rompería en mil pedazos apenas lo tuviera frente a mí. Que el pacto originario de mi padre se fuera al demonio porque nadie en este mundo tocaría a Douglas sin pagar las consecuencias.

Furioso me senté en la sala de espera del aeropuerto tratando de hallar la solución de como viajar sin recurrir a los vuelos.

Por suerte gracias a Lenya Douglas estaba en casa sano y salvo.

Lenya… Gracias eternas… Y gracias padre, por haberme dado ese hermano.

Si Lenya me hubiera acompañado él podría materializarse en la mansión y transportarme con él para abrazar a mi hijo y llegar a hora a esa maldita reunión. ¡Qué inservible me sentía aun siendo hijo del líder de los vampiros!

¡Qué inútil!

Bajé la vista al suelo de baldosas grandes y negras…

Si Lenya se materializaba, ¿por qué yo no? ¿En realidad lo había intentado alguna vez lo suficiente? Por lo menos centenas de veces. ¿Cuál sería el error? ¿Cómo lo lograba mi hermano y Charles? ¿Sería mi madre humana y sus genes que impedían el poderío vampírico en su esplendor? ¿Y los Gólubev? Mijail, Demetri, y Natasha, también podían materializarse…

Mi vista se clavó en las cuatro puertas de los baños. Alrededor, algunas personas tomaban café y fumaban esperando la hora de sus vuelos. Mucho bullicio a mi alrededor. Jamás podría concentrarme y lograr algo tan difícil por primera vez. ¿En los baños? ¿Si probaba encerrarme en alguno de ellos y lejos de la distracción lo intentaba por enésima vez?

Me puse de pie y cogí la pequeña maleta. Dejé caer el móvil cuya señal hasta Kirkenes no había tenido alcance. ¡Aparato de mierda construido por humanos! ¡Qué podía esperar! Sabía que mi humor fluía negro y odiaba a todo el mundo. Ya no me veía a mí mismo tantas veces como el ser bueno y caritativo que trataba de buscar la armonía sobre todas las cosas. Lenya tenía razón, eran más los seres que hacían daño en el mundo que los que te daban una mano. Me sentía extraño, furioso, impotente. Recordé a Charles repitiéndome que mi problema con los dones era que había entrado al mundo humano y me había alejado de lo esencial de un vampiro por querer congeniar, convivir entre seres tan diferentes a nosotros.

Caminé hacia una de las puerta de un baño y de un empujón la abrí. Elegí un box apartado y me encerré. Respiré profundo tres veces. Cerré los ojos e imaginé como tantas veces Charles me había enseñado. “Debes sentirte liviano. Como si tu cuerpo flotara en el aire. Como si pudieras apreciar cada molécula de tu físico, desintegrarse… Después imagina el lugar que deseas estar con todo tu corazón. Verás Sebastien, es sólo práctica.”
……………………………………………………………………………………………….............

Nada resultó bien… No pude ni podría. Quizás tanto tiempo había pasado renegando de mi esencia.
Lo intenté tres veces más sintiendo que me agotaba mentalmente y finalmente desistí. Me escurrí hasta caer sentado en un rincón con el alma desanimada por completo.

¡Maldita sea!

De pronto, la puerta de vaivén se escuchó. Un humano seguramente… Un humano por cuyas venas correría mi más preciado alimento. Tenía sed de sangre… ¿Cuánto tiempo había pasado sin que me alimentara? ¿Días? ¿Semanas? Mucho…

Entreabrí la puerta despacio y pude observar al susodicho lavándose la cara.

Aspiré lento y exhalé… Sí, tenía mucha sed… Pero nunca hubiera puesto en peligro nuestro secreto por beber sangre… Eso era razonable, lógico, y coherente. Aunque… No dejaba de ser un pensamiento humano. Y yo… Ya no quería parecerme a ellos. Nací vampiro y moriría vampiro. Era hora de comportarme como tal y recuperar mis dones escondidos.

Avancé por la espalda del hombre mientras éste estaba inclinado enjuagando sus manos y dejaba ver sobre el cuello de la camisa el palpitar de la arteria principal…

Él giró sorprendido. No había escuchado mi presencia tan cerca.

-¿Qué quiere? –preguntó de mal humor al verme comerlo con los ojos.

Sonreí y contesté.

-Almorzar.


8 comentarios:

  1. Hola amiga, cuánto gusto me ha dado pasar a visitarte y encontrarme con este nuevo capítulo, muchas gracias por subirlo. Me ha parecido muy interesante y emotivo, en primer lugar por mi querido Bernardo, como imaginas, ya sabes cómo lo quiero y me alegra saberlo feliz, y bueno, lo de Sebastien me deja inquieta, pero confío en que será un punto de quiebre en su vida y sus poderes para hacerlo más fuerte sin que abandone su naturaleza noble.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Claudia! Me da gusto a mí tu comentario y que te sirva para animarte cariño. Bernardo por fin tendrá el sueño de su vida cumplido, una familia completa y feliz. Sebastien, bueno, sí. Habrá cambios para el lider de los vampiros por herencia. Yo no soy culpable, tú sabes. Es él. Jajajaja. Un besote mi niña.

      Eliminar
  2. Ahh Sebastian!!!!....si lo hace va hacer un gran cambio para él y va a traer muchas consecuencias!!!...y bueno q gran alegria para Bernardo y Sabina ellos han deseado mucho un hijo y ahora x dicha va hacerse realidad ese gran sueño, gracias x el capitulo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola tesoro! Bueno, Sebastien va siendo hora que se muestre como tal, un vampiro. A veces uno quiere ser lo que no es, y en el camino pierde la esencia. De todas formas seguirá siendo noble porque es parte de su "YO" interno. Veremos que pasa mi sol. Gracias como siempre por tu encantadores comentarios. Besotes

      Eliminar
  3. Hola Lou... Sebastien no es tonto y ya sospechaba que algo raro estaba sucediendo ya que Charles no se comunicaba con él mentalmente
    Es lógico que se haya indignado tanto en cuanto se ha enterado de que los lobos intentaron asesinar a Douglas... entiendo su desesperación por volver a Kirkenes de inmediato y siento que no haya logrado materializarse
    Me alegro mucho de que no hayan dejado a Gloria cerca de Hans... ese lobo es lo peor
    Sospechaba que Sabina estaba embarazada, y me alegro mucho de haber acertado... espero que su embarazo vaya bien
    No sé qué tal irá la reunión... pero me temo que no muy bien... aunque yo creo que Chamán y Verena deben intuir qué clase de hijo tienen
    Me ha encantado el capítulo... nos estás acostumbrando a darnos mucho... luego vendremos a exigirte ;-)
    Estoy deseando saber como termina este segundo libro... pero lo estoy deseando porque hay un tercero
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mela! Sebastien irá incorporando dones a medida que sienta como un vampiro y no como el humano que pretendió ser. Bien por Sabina y Bernardo, y bien por adivinar mi querida lectora.
      La reunión será difícil sobre todo porque hay muchas rabias y sentimientos encontrados. Veremos si el deseo de Adrien de mantener la paz por el bien de todos, se logra.
      Un beso enorme cariño y ya subo el otro capi. Muchas gracias.

      Eliminar
  4. Me esta gustando mucho como llevas la historia, me sigue atrapando como al principio ^^
    Al final no me equivocaba cuando pensaba que Sabina iba a tener un bebe y me alegro por ella y Bernardo, se lo merecen. Hans... odio a ese lobo, desde el principio no me dio buena espina y ahora lo confirma...sera bastardo, pobre Douglas...
    Muy buen capitulo, amiga
    Muchos besos y abrazos!! :)

    ResponderEliminar