Tema musical de Ojos de lobo: Déjame ser yo mismo.

sábado, 30 de agosto de 2014

 ¡Hola! ¡Buenos días! A pedido de uno de mis lectores este fin de semana subiré dos capítulos. De verdad que me encantaría poder hacerlo siempre pero muchas veces mis obligaciones no me dejan. Antes del lunes subiré el capi 20. Espero que les guste, disfruten y sonrían como yo lo he hecho al escribirlo.

Capítulo‭ ‬19
Compasión.

‭(‬Perspectiva de Bianca‭)

Entré en mi habitación seguida de Douglas.‭ ‬Por el sonido del agua Scarlet estaría dándose un baño en mi bañera de hidromasaje,‭ ‬en realidad en la bañera de Sebastien y mía.‭

Rodee mis ojos.

Golpee la puerta del baño mientras Douglas se cruzaba de brazos esperando que le dirigiera la palabra.

‭—‬Bianca,‭ ¿‬para qué quieres hablar conmigo‭? ‬No cambiaré de opinión‭ –‬protestó el príncipe de los Craig.

‭—‬Aguarda un momento‭ –‬supliqué‭—‬.‭ ¡‬Scarlet‭!

—¿Queeeeee‭? –‬gritó a viva voz desde el interior del baño.

‭—‬Por favor,‭ ¿‬podrías tomar tu baño en tu habitación la próxima vez‭?

—¡En la mía no hay chorritos de agua que hacen cosquillas,‭ ‬me gusta este baño‭!

Diablos‭…

—Scarlet necesitamos intimidad con Sebastien no puedes irrumpir en cualquier momento.

‭—‬Sebastien no está contigo.‭ ‬Escuché la voz de Douglas.‭ ¡‬Cuando tú y Sebastien jadean sé que no debo entrar‭!

Todos los colores de la gama del rosa hasta el colorado invadieron mis mejillas.‭ ‬Douglas ni se inmutó,‭ ‬se encontraba pensativo.

‭—‬Sí‭… ‬Eso... Douglas está aquí porque necesito hablar con él‭… ‬Pero en otro momento si llegara a estar Sebastien‭… ¡‬Ay olvídalo‭!

Douglas amagó con retirase.

‭—¡‬Quédate ahí Douglas Craig,‭ ‬dije que quiero hablar contigo‭! –‬señalé con el índice el sofá negro de un cuerpo cerca de la ventana.

Resopló y se sentó de mala gana.

‭—‬Si vas a hablarme de Lenya pierdes el tiempo.‭ ‬Pienso ignorarlo y no perdonaré que papá lo deje vivir con nosotros.

Me acerqué y me arrodillé frente a él.‭ ‬Busqué ese iris miel amarillento que compartía con los lobos.‭ ‬Me miró fugazmente y bajó la vista.

‭—‬Douglas tu tío a quedado solo en el mundo.‭ ‬Ten compasión.

‭—‬Primero,‭ ‬no lo llames tío,‭ ‬me niego a pensar que compartimos la sangre de mi abuelo.‭ ‬Segundo,‭ ‬él ya estaba solo en el mundo porque su madre murió hace tiempo y jamás se ha hecho querer por nadie.‭ ‬Ahora sólo viene a importunarnos.

‭—‬Douglas‭…

—No cambiaré de opinión.

‭—‬Escucha‭… ‬Muchas personas tienen la posibilidad de arrepentirse a lo largo de su vida,‭ ¿‬por qué no dársela a él‭?

—¡Me odia Bianca‭!

—No es tan así.

‭—¡‬Sí que lo es‭! ‬Lo veo en su mirada.‭ ‬Odia a los lobos y mi madre es una loba.‭ ‬Sabe que en mis venas corre sangre de ellos,‭ ‬me odia,‭ ‬lo sé.

‭—‬Está aturdido.

‭¿‬Aturdido‭? ‬Es malo,‭ ‬M—A—L—O.‭ ‬Malooo,‭ ‬Bianca.

‭—‬Dios,‭ ‬típico de tu juventud,‭ ‬crees que tienes la razón y punto y además tu rebeldía que no ayuda‭ –‬suspiré‭—‬.‭ ‬Dale una oportunidad.‭ ‬Ten paciencia.

‭—‬Puedo tener paciencia,‭ ‬para mi padre cuando se pone terco,‭ ‬para Charles y tú cuando me sermonean,‭ ‬hasta para Scarlet,‭ ‬no para él.‭ ‬Detesto que se quede entre nosotros.

Scarlet salió del baño como Dios la hecho al mundo,‭ ‬bueno Dios o quien sea‭…

—¡Qué está haciendo Douglas todavía aquí‭! –‬protestó.

Me puse de pie y cogí una toalla de mi ropero.

‭—‬Scarlet envuélvete en la toalla y ve a tu habitación.

‭—¡‬No me mires‭! ‬Dijo Bianca que hay que tener re‭… ‬re‭…

—Recato Scarlet‭ –‬murmuré.

‭—‬Sí eso,‭ ‬recato.

Douglas se puso de pie fastidioso y avanzó hasta la puerta.

‭—¡‬Quién va a mirarte‭! ‬Eres horrible.

Dio un portazo y se fue dejándonos mudas.‭ ‬O casi mudas‭…

—¡Aaaaaay me dijooo horrribleeeeeeee‭! ‬Biancaaa,‭ ‬Douglas me dijo horribleeee,‭ ‬nunca un macho me dijo horribleeee.

‭—¡‬Scarlet por favor‭! ‬No es para tanto.

‭—¡‬Siiiiiiiiiiiiiii‭!

Comenzó a patalear y gimotear.

‭—¡‬Me dijooo horribleeeee‭!

—Scarlet no eres horrible,‭ ‬eres hermosa,‭ ‬Douglas está enojado y no está atravesando un buen momento.‭ ‬Lenya en la casa lo pone nervioso.

‭—¿‬Lenya‭? ‬Es cierto está en la casa‭… ¿‬Crees que dirá que soy horrible‭?

—Ni te atrevas a mostrarte por la casa sin la toalla.‭ ‬Recuerda lo que te hablé del recato en los humanos.

‭—‬Pero si tengo recato los machos no me van a ver.‭ ¿‬Cómo mostraré mi belleza‭?

—¡En contadas ocasiones,‭ ‬Scarlet‭! ‬No indiscriminadamente.

‭—‬Aaaah‭…‬.‭ ‬Es aburrido ser como un humano.

Envuelta en la toalla se acercó al tocador y se sentó.‭ ‬Sus dedos delgados y exquisitamente femeninos pasearon por mis cosas con curiosidad.

‭—¿‬Para qué es esto‭?

Levantó en sus manos un paquete de pañuelitos descartables.

‭—‬Los uso para quitar el maquillaje.‭ ‬Los humedezco con el desmaquillante que está allí‭ –‬señalé.

Miró el frasco de líquido lechoso,‭ ‬lo tomó y lo sacudió.

‭—‬Hace globitos.

‭—‬Sí,‭ ‬tiene aceite, entonces no se mezcla y‭…‬.‭ ‬Scarlet vuelve a tu habitación.

‭—¿‬Y esto‭?

Tomó una crema para el cuerpo y la destapó.‭ ‬Acercó su nariz y la arrugó en señal de disgusto.

‭—¡‬Puaj‭!

—Deja eso Scarlet.‭ ‬Tiene leche de pepinos y es para la piel.

‭—‬Ah‭…

Sebastien abrió la puerta y se detuvo.‭ ‬Nos miró a las dos y arqueó una ceja.

‭—‬Scarlet,‭ ¿‬qué haces aquí‭?

—Holaaa,‭ ‬Bianca me invitó a bañarme en su bañera.

Lo miré y rodee mis ojos.

‭—¿‬Segura que te invitó‭? –‬dijo, cerrando la puerta.

‭—‬Sí.

‭—‬Bueno‭… ‬Ahora yo te invito a salir,‭ ¿‬qué te parece‭?

—¡Qué eres un aguafiestas‭!

—Okay,‭ ‬pero ve a tu habitación.

Me acerqué hasta abrazarlo y se fundió entre mis brazos.‭ ‬Lo noté agobiado,‭ ‬cansado,‭ ‬sin fuerzas.

‭—‬Mi amor‭… —‬acaricié su mandíbula cubierta de pelusa dorada.

Me habló cerca del oído con esa voz dulce que me hacía estremecer.

‭—‬Hablé con Lenya.‭ ‬Quiso enterrar a su madre aquí y le dije que sí.‭ ‬Que podría hacerlo en un rincón del fondo.‭ ‬Si lo deseaba podía hacer un cantero y ahora que la nieve se derrite podrá ponerle flores.

‭—‬Eres un sol‭ –‬besé sus labios y sonreí.

‭—‬No sé si hago bien,‭ ‬Bianca.‭ ‬Tengo temor de que los problemas comiencen con Lenya viviendo aquí.

‭—‬No voy a mentirte, corazón.‭ ‬No será un lecho de rosas,‭ ‬poco a poco lograrás la armonía.

‭—¿‬Tú crees‭?

—Te tengo fe‭ –‬murmuré, rozando sus labios.

Mordió suavemente la comisura de mi boca y ronroneó como un gatito,‭ ‬dirigió la vista hacia Scarlet que por cierto estaba muy callada.

Me separé de mala gana y la miré.

‭—¿‬Scarlet qué comes‭? –‬pregunté al verla masticar lentamente.

‭—‬Caramelos.‭ ‬Tú me compraste cuando fuimos al centro‭ ¿‬recuerdas‭? ‬Aunque estos saben feo.

‭—¡‬Scarlet esos no son caramelos‭!

—Sí, son iguales a las pastillas de menta como tú las llamas.

‭—¡‬Son anticonceptivos‭!

—¿Qué cosaaaa‭?

—¡Ay Dios‭! ‬Son para no tener bebés cuando tienes sexo.‭ ¡‬Deja eso‭!

—Nooo,‭ ‬me gusta.‭ ¡‬No quiero tener bebés‭!

—¡Scarlet fuera de la habitación,‭ ‬ahora‭! –‬gritó Sebastien.

Presa del temor al ver el ceño fruncido de su hermano tiró el blíster sobre el tocador y salió dando un portazo.

‭—‬Paciencia‭ –‬sonreí.

‭—‬Se me está acabando,‭ ‬lo juro.

‭—‬Nada de eso‭ –‬lo abracé‭—‬.‭ ‬Ven,‭ ‬nos daremos un baño relajante,‭ ‬juntos,‭ ‬y haremos el amor sin apuro sin que nos importe el mundo alrededor.

‭—‬Bianca‭…

—¿Qué‭?

—Te amo tanto.

Nota: La escena siguiente contiene lenguaje adulto.

La bañadera fue desagotada y vuelta a llenar con agua limpia. Agregué sales y las burbujas no tardaron en esparcirse por la superficie. Un aroma a jazmín inundó el baño.

Me incliné y toqué el agua... Estaba tibia, perfecta.

Me desnudé y me metí lentamente no sin antes recoger mi cabello en un moño.

-¡Cariñooo!

Llamé a Sebastien y aguardé que la amada puerta se abriera dejando pasar a mi perfecto marido.

Los dedos largos y masculinos se aferraron al marco y empujó la puerta lentamente.

-Aquí estoy -susurró.

Lo miré, lo inspeccioné, lo estudié...

Sus pies simétricos, piernas largas y torneadas, cintura estrecha... Su sexo... tan apetitoso y deseable... El vello púbico era escaso y cobrizo... Sus testículos tan... llenos...

-¡Qué aroma a...!
-Jazmines -interrumpí.

Avanzó hacia la bañadera sin dejar de sonreír.

Se aferró al borde y los músculos de sus brazos se marcaron y contrajo el abdomen plano. Pasó una pierna... Después la otra... Se sentó frente a mí.

El agua se agitó con un leve vaivén, bañando sus pectorales adormados por esas protuberancias rosadas y apetitosas. Comerlo... Eso deseaba... Comerlo todo...

Se inclinó para tomarme por la cintura y con un movimiento me sentó a horcajadas. Su falo erecto se apretó contra mi bajo vientre.

-Mmm... delicioso el baño... Buena idea -murmuró en mi oído.

Lo rodee con los brazos entrelazando los dedos en la nuca. Besé sus labios despacio...

-¡Qué bello eres, amor!
-Tú eres hermosa...

Percibí las manos adueñándose de mis pechos y mordió el labio inferior.

-¡Amo tus pechos!

Reí.

-¿Mis tetas?

Arqueó la ceja.

-¿Te gusta hablar sucio?

Mordí su boca.

-Me encanta.

Sonrió perverso.

Se inclinó y chupó un pezón... Tiré mi cabeza hacia atrás dándole más disponibilidad.

Lamió y mordisqueó mientras ronroneaba y gemía...

-Bianca...
-¿Qué? -suspiré.
-Quiero hundir mi polla muy profundo en ti.

Sonreí.

-¡Hazlo! Quiero tu polla dentro de mí...

Sentí que me alzaba para encajar entre sus piernas y bajaba mi cuerpo empalandome, mi canal se abrió recibiéndolo entero.

-Así... ¡Qué bueno! Sí...

Se aferró a mis glúteos y yo a su espalda fuerte y ancha. Comenzamos esa danza única y placentera que nos llevaría al orgasmo.

-Mmm... ¡Qué bien follas, cariño!
-Aaaaug... Cielos Sebastien.... Así... Más fuerte...
-¿Así?

Envistió repetidas veces entrando y saliendo de mi cuerpo mientras el goce aumentaba poco a poco, paso a paso...

Mi boca descendió a sus duras tetillas, mordí y tironee suave escuchando sus quejidos, sin dejar de movernos al unísono.

Minutos deliciosos compartidos, inolvidables... Porque cada vez que lo hacíamos era única e irrepetible.

Hinqué mis uñas en la espalda y él aumentó el rimo de los envites...

-Quiero... que sientas... como me corro... dentro de ti...
-Sí... Sí... Por favor...

En segundos su rugido hizo temblar el baño... y yo... me abandoné en sus brazos temblando de placer.

..............................................................................................................................................................

‭(‬Perspectiva de Charles‭)

El sol de medianoche propio del mes de septiembre iluminaba con sus rayos tenues los fondos de la mansión.‭ ‬Me acerqué a Lenya y le pregunté si necesitaba ayuda para enterrar a su madre,‭ ‬por supuesto con aire altanero me contestó que no.‭ ‬No insistí.‭ ‬Mejor dejarlo solo.‭ ‬La cuestión es que Douglas y Numa habían salido al centro de Kirkenes,‭ ‬Bianca y Sebastien hacía horas que estaban encerrados en su alcoba,‭ ‬Sara lustraba la escalera,‭ ‬en fin‭… ‬Nadie me necesitaba.‭ ‬Eso implicaba que tendría que buscarme una actividad antes que dar vueltas por ahí y toparme sin querer con Margaret.‭ ¡‬Cobarde‭! ‬Sí, era un cobarde.‭ ‬Pero,‭ ¿‬qué decirle‭? “‬Mira Margaret todo muy bonito,‭ ‬te agradezco con el alma,‭ ‬sin embargo no te amaré jamás.‭” ‬No‭… ‬No podía ser franco.‭ ‬Mentirle‭… ‬Tampoco‭… ‬Lo menos que deseaba para Margaret era sentir compasión.‭ ‬No se lo merecía.

Entré a la mansión y observé una completa quietud.‭  ‬Sara había terminado de lustrar la escalera.‭ ‬Observé el piano‭… ‬Había sido lustrado hacía un par de horas por mis manos‭… ‬Aunque podía darle una repasada‭…

Quité una franela limpia que siempre mantenía en mi bolsillo y caminé hacia el bello instrumento.‭ ‬Antes de llegar a mi objetivo Rose salió de la cocina.

‭—‬Charles.

‭—¿‬Sí querida‭?

—¿Tú sabes cómo hacer la tarta de jamón y queso como le gusta a Bianca‭?

—Lleva tres huevos,‭ ‬bate la clara solamente.‭ ‬No le gusta la yema.

‭—‬Gracias.‭ ‬Estoy un poco desorientada sin Margaret en la cocina.

Me acerqué con el corazón en la boca.

‭—¿‬Margaret, dónde está‭?

—Está en su habitación.‭ ‬No se sentía bien.‭ ‬Se tomará el día.‭ ‬Permiso,‭ ‬seguiré con el almuerzo.‭ ¡‬Ah‭! ¿‬Douglas comerá tarta igual que Bianca‭?

—No querida,‭ ‬odia el queso.‭ ‬Hazle un bife pequeño,‭ ‬no come mucha cantidad.‭ ‬De todas formas espera a que regrese,‭ ‬se ha ido con Numa a la ciudad.

‭—‬Muy bien.

Sara salió de la puerta que daba al vestidor sacudiendo su delantal con una mano y con la otra sosteniendo un plumero.‭ ‬Mis ojos se clavaron en la primera planta,‭ ‬al final de la escalera.‭ ‬Margaret se sentía mal y yo sabía el porqué.‭ ‬Quizás no quería cruzarme por vergüenza aunque eso sería inevitable tarde o temprano.

‭Escuché una voz lejana que me llamaba‭… ‬Hasta que reaccioné.

‭—¡‬Charles‭! –‬llamó Sara prácticamente a mi lado‭—‬.‭ ¿‬Te encuentras bien‭?

—Sí‭…

—¿Necesitas algo‭?

—Sí‭… ‬Una vida.



5 comentarios:

  1. ¡Hola Lou!

    Me alegra que compartieras este capítulo hoy, una linda manera de empezar el fin de semana :) Me ha encantado este capítulo, me ha sacado muchas risas. Pobre Bianca, creo que entre Douglas y Scarlet se va a volver loca, y Sebastien tampoco la va a pasar muy bien, y cuando llegue Lenya, ufff, se va a armar... Y el pobre Charles, si, creo que necesita al menos un poco de tiempo para pensar en sí mismo.

    Gracias por compartir tu historia, linda, espero que disfrutes de un buen fin de semana.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Lou q bueno hoy con este capitulo!!!
    me encanta Scarlett parece una niña con ese comportamiento, lo bueno es q se esta llevando bien con Bianca y ella le esta ayudando en lo q puede...mmmm habra algun romance para Scarlett y sera con Ron jajaja vuela mi imaginacion jejeje talvez no sea asi como lo digo q pase entre ellos jajaja....bueno cosa aparte como q a Douglas no le hace nada de gracia q Lenya viva con ellos q mal, ojala esa relacion mejore un poco y pobre Sebastian q no tiene paz en ningun momento.....y Charles es un cobarde como dice él mismo, tiene q hablar con Margaret!!!....muchas gracias x el capitulo :) ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola Lou... comprendo que te hayas reído escribiendo este capítulo... yo también me he reído con Scarlet
    Douglas no parece muy dispuesto a darle una oportunidad a Lenya y entiendo su desconfianza
    Respecto a Margaret, comprendo que se sienta mal... no es sencillo confesarle a un hombre que le amas
    Sin embargo, pienso que ha sido muy valiente y que no tiene que avergonzarse absolutamente de nada
    Veremos qué pasa con Charles y Margaret
    Felicidades por otro genial capítulo
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Uy me encanto la relación entre Charles y Margaret. Uy como extrañaba esta historia, te mando un beso y te me cuidas

    ResponderEliminar