Tema musical de Ojos de lobo: Déjame ser yo mismo.

domingo, 18 de mayo de 2014

¡Holaaaa! Nuevo capi para ustedes con cariño. No tengo idea porque blogger me cambió el formato de la escritura... Lamento el tamaño no pude solucionarlo. En esta entrega sabrán un poco más de Lenya y por alguna de las cosas terribles que ha tenido que pasar además del abandono. En cuanto a la prespectiva de Berny que decirles... A Bernardo lo adoptaría, es un tierno. Espero disfruten y se emocionen aunque sea un poquitín. ¡Besotes miles y gracias totales!
Capítulo 5
Pasado que carcome.

‭(‬Perspectiva de Lenya‭)

—¿Qué estás diciendo‭? ¡‬Estás loco‭!

—No mi señor.

Me puse de pie de un salto y empujé el pesado escritorio para avanzar hasta mi sirviente.‭ ‬Él retrocedió asustado y tragó saliva.‭ ‬Esos gestos y movimientos tan típicos de cobarde.‭ ‬Realmente me alteraba soportar su pusilanimidad.‭ ‬Titubeó antes de continuar con esa noticia disparatada que había traído de Kirkenes.

‭—¡‬Habla‭! ¿‬Qué cuernos estás diciendo sobre el clima‭?

—Mi señor,‭ ‬en Kirkenes el clima ha mejorado.‭ ‬Ya no nieva,‭ ‬el frío‭… ‬el frío está en los parámetros normales de un invierno común.‭ ‬Aunque deberían estar en verano.‭ ‬Yo creo‭…

—¡Cállate‭! ¡‬Deja de parlotear‭! ¿‬Te tengo para que pienses por mí‭? ¿‬No,‭ ‬verdad‭? ‬Entonces habla lo medido y lo preciso.

‭—‬Sí mi señor,‭ ‬lo siento mucho.

‭—‬Dices que en Kirkenes la mortal ola de frío cesó‭… ‬Entonces‭… ‬No,‭ ‬no es porque haya concluido esta devastación climatológica‭ –‬observé a través de la ventana el día gris y la fuerte ventisca que se escurría por los altos y secos cipreses‭—‬.‭ ‬El caos continúa‭… ‬Lo he escuchado en los noticieros.‭ ¿‬Por qué Kirkenes está exento de la calamidad‭?

—Si me permite mi señor‭…

Mis ojos volvieron a la escuálida figura de Rodeon.  Sus ojeras enmarcaban el iris rosado.‭ ‬Parecía no haberse alimentado en mucho tiempo.‭ ‬Un velo de tristeza los cubría.‭ ‬Entendía que el hecho de estar atrapado bajo mis directivas por toda la eternidad no sería motivo para que sus ojos chispearan de alegría,‭ ‬pero juraría que la angustia que siempre acompañaba su piltrafa de huesos escondía otro motivo.‭ ¿‬Le disgustaba no tener una relación amistosa conmigo‭? ¿‬En el fondo,‭ ‬me apreciaba‭? ‬Naaaah imposible.

‭—¡‬Habla‭! ‬Espero que sea algo coherente no como lo que a menudo sale tu boca.

‭—‬Su hermano estaría haciendo un buen trabajo.‭ ‬Él es el que ha provocado que Kirkenes salga de la tragedia.‭ ‬He rondado la mansión,‭ ‬escuché sus conversaciones.

‭—¡‬Eso no puede ser‭! ‬Yo he heredado el don de mi padre.‭ ¡‬Sabía que ibas a decirme alguna estupidez‭!

—Lo siento mi señor.

Mientras mis ojos desconcertados volvían al paisaje nevado y solitario,‭ ‬una imagen del pasado atravesó mi retentiva‭… ‬Aquella noche‭… ‬Aquella horrible noche que encontré a mi madre muerta por los lobos‭… ‬Nadie pudo defenderla.‭ ‬Yo estaba muy lejos,‭ ‬escurriéndome entre la vida de mi perfecto hermano y sus secuaces para saber todo de él.‭ ‬Al llegar,‭ ‬Rodeon no salió a mi encuentro como siempre.‭ ‬Para ese entonces era un humano con características especiales.‭ ‬Su fealdad era atroz y andaba solo por el mundo.‭ ‬No sé porqué razón mi madre lo acogió como un gran amigo cuando yo era pequeño.‭ ‬Quizás porque al ser hechicera y una increíble adivina conocía el destino de algunos hombres.‭ ‬Ella siempre me decía,‭ “‬el pasado y el futuro de quien me mira a los ojos,‭ ‬viene a mi tan claro y nítido hijo mío‭”‬.‭ ‬Entonces,‭ ‬cuando conocimos a Rodeon vagando una madrugada por los suburbios sin nada que comer,‭ ‬se compadeció.‭ ‬Recuerdo lo primero que le dijo al chocarse frente a él‭… “‬Te han dejado en la calle,‭ ¿‬verdad‭?” ‬Él la miró sorprendido y le preguntó quién era.‭ ‬Ella sonrió y agregó,‭ “‬eres un hombre bueno y te han hecho mucho daño.‭ ‬No caminarás más solo por este cruel mundo.‭ ‬Ven con nosotros.‭”

Pero Rodion no le pagó bien,‭ ‬debió estar para defenderla aquella noche y hacer frente a esa manada.‭ ‬A pesar que le pedí que no la descuidara‭… ‬La abandonó a su suerte.‭ ‬Los lobos acechaban desde hace algún tiempo.‭ ‬Nunca se habían atrevido a acercarse más de la cuenta mientras yo resguardaba sus espaldas.‭ ‬Pero el maldito momento propicio llegó para ellos.

Rodeon,‭ ‬maldita sea‭… ‬Sacudí la cabeza repetidas veces intentando olvidarme la escena desgarradora cuando volví de mi viaje a Kirkenes.‭ ‬El temporal de nieve azotaba Murmansk aquel enero,‭ ‬no había luz en casa,‭ ‬la energía estaba cortada,‭ ‬el fuego de la chimenea extinto.‭ ‬Desde el bosque que rodeaba la bella cabaña el olor a sangre impregnó mi nariz.‭ ‬Ni siquiera la claridad de la luna me guiaba por culpa de la tormenta.‭ ‬Si hubiera sido un vampiro totalmente desarrollado las tinieblas no hubieran sido un obstáculo pero aún incursionaba en mis dones.‭ ‬Tantee a través de la oscuridad llamándola‭… ‬“¡Madre‭! ¡‬Madre‭!‬” Mi llamado se convirtió poco a poco en pregunta.‭ ‬“¿Madre‭? ¿‬Dónde estás‭?‬”

 No respondería jamás a mi llamado‭… ‬Mi madre estaba despedazada y Rodeon‭… ‬Escondido como un cobarde en el sótano.

‭—‬Mi señor,‭ ¿‬se encuentra bien‭?

Lo miré con el odio invadiendo mis entrañas.‭ ‬Se veía muy delgado y débil,‭ ‬sin embargo el vivía y mi madre no.

‭—‬Estás feliz de caminar por este mundo mientras ella está muerta,‭ ¿‬no es así‭?

—No mi señor‭… ‬Por favor‭… ‬No volvamos al pasado.‭ ‬El ayer nos hace daño.

‭—‬El pasado no se puede borrar,‭ ‬Rodion.‭ ‬Siempre te maldeciré por ser un cobarde.

‭—‬Mi señor‭ –‬sus ojos se humedecieron‭—‬.‭ ‬No repita eso.‭ ‬Se lo he dicho,‭ ‬no la abandoné.‭ ‬Yo la hubiera defendido.‭ ‬Pero‭…

—¿Pero qué‭? ¿‬Vas a relatarme la misma cronología de siempre‭? ‬Que fuiste por leña al sótano,‭ ‬que se cortó la luz y no supiste subir,‭ ‬que escuchaste los malditos ruidos y su grito desesperado de auxilio.‭ ‬Que intentaste subir la escalera con la rapidez de un rayo.‭ ‬Sin embargo,‭ ‬por supuesto,‭ ‬lo que te excusas siempre,‭ “‬era un simple humano,‭ ‬mi señor,‭ ‬y no veía en la oscuridad‭”‬.‭ ¡‬Asco me das‭!

—Si mi señor no quiere verme más‭…

Una sonrisa perversa asomó en mi boca.

‭—‬Tú estás loco.‭ ‬Nunca te pediría que te fueras.‭ ¿‬Y sabes por qué‭? ‬Porque desde ese día te convertí en vampiro y te esclavicé para siempre.‭ ‬Ahora no puedes decir que eres un simple humano.‭ ‬Ahora,‭ ‬tendrás que poner el cuerpo por mí.‭ ‬No te atrevas a quejarte,‭ ‬ahí lo tienes,‭ ‬ahora eres un vampiro y tienes un propósito por el que vivir.  Servirme y dar tu vida por mí.

Ante su silencio me giré apoyando el cuerpo en el cristal.‭ ‬Hacía mucho frío,‭ ‬no había sol,‭ ‬el gas no había vuelto,‭ ‬y la casa parecía una tumba helada junto a un montón de recuerdos.

Ah,‭ ‬pero sí que me había vengado de aquellos lobos.‭ ‬No logré capturar a la manada feroz,‭ ‬pero si atrapé a su alfa.‭ ‬No había cosa peor para los mugrosos licántropos que asesinar a su guía,‭ ‬a su rey,‭ ‬a su jefe.‭ ‬Aunque‭…‬ yo hice algo peor‭…‬ Lo retuve en cautiverio para vengarme,‭ ‬para gozar de su sufrimiento,‭ ‬torturarlo mientras resistiera.‭ ‬Aún lo mantenía con vida en un lugar que jamás ellos lo encontrarían,‭ ‬lejos de Murmansk,‭ ‬lejos de Rusia, y tan cerca de ellos...‭ ‬El maldito pagaría por cada minuto de agonía de mi madre.

‭ ‬Fijé la vista en un punto entre dos montañas que sobresalían en la lejanía,‭ ‬me concentré‭… ‬Los colores de un cielo limpio con nubes de algodón y el astro rey alzándose en lo alto fueron ilustrando mi imaginación‭… ‬Mi corazón comenzó a latir apresurado‭… ‬Incorporé a la imagen una nueva percepción‭… ‬La sensación de un aire cálido que envolvía mi cuerpo‭…

Sin embargo el bienestar pocos segundos duró.‭ ‬Un cielo tormentoso avanzó cubriendo la representación en mi cerebro dejándola atrás.‭ ‬El cuadro invernal cubrió la reproducción de un día primaveral y mi idea quedó ahogada por una brutal nevada.

Me aparté del ventanal y un gruñido de frustración llenó el silencio.

‭—¿‬Qué diablos ocurre‭? ¡‬Maldita sea‭! ¡‬No puedo concentrarme‭!

—Mi señor necesita descansar.

‭—¿‬Eres idiota‭? –‬lo miré como si se tratara de un loco‭—‬.‭ ¿‬No te das cuenta que he descansado por demás‭? ‬No he salido ni siquiera de esta casa.

‭—‬Tranquilícese mi señor,‭ ‬es que no podrá concentrarse si se enfurece.

Mi mano alcanzó una estatuilla de mármol de una diosa que adornaba el costado del ventanal.‭ ‬Sin pensarlo dos veces me giré y la estrellé contra Rodion.‭ ‬Fue rápido,‭ ‬consiguió moverse antes de que la pesada efigie le partiera la cabeza.

‭—¡‬Idiota‭! ¡‬No me digas que debo hacer‭!

—Lo siento.‭ ‬Lo siento tanto‭…

—¡Vete de aquí‭! ‬Déjame intentarlo sin tu odiosa presencia.‭ ‬Es mejor que busques algo útil de hacer.‭ ‬Consigue velas,‭ ‬muchas,‭ ‬todas las que puedas.‭ ‬La energía eléctrica no tardará en cortarse y la noche avanzará tarde o temprano.‭ ‬Sabes que desde hace diez años no puedo estar en la oscuridad.

‭—‬Lo sé mi señor.‭ ‬Tengo reservas en el sótano,‭ ‬en las cajas.‭ ‬No se preocupe.

Sí,‭ ‬él conocía mi desesperación ante la lobreguez,‭ ‬ante la negrura.‭ ‬Desde aquella noche que encontré a mi madre asesinada,‭ ‬no había podido superar las completas tinieblas.‭ ‬No‭… ‬No podía‭… ‬Porque en el medio de la oscuridad me había topado con su cuerpo hecho pedazos.

‭(‬Perspectiva de Bernardo‭)


Qué maravilloso paisaje se presentaba ante mis ojos esa iluminada mañana.‭ ‬Habíamos llegado a la nueva reserva en Grindelwald,‭ ‬Suiza.‭ ‬En una comuna de magníficas cabañas situada en el Cantón de Berna.‭ ‬En el medio de un bosque de coníferas y flores de ensueño respiré el fresco aire a resina.

Sabina había ido muy temprano a la cabaña de Verena,‭ ‬ella fue quien nos dio la bienvenida.‭ ‬Verena Era una mujer de alrededor de cincuenta años,‭ ‬su cabello color plata contrastaba con el color de su iris caramelo.‭ ‬Había tomado el mando de la manada suiza desde que su esposo,‭ ‬el alfa,‭ ‬había desaparecido en un viaje misteriosamente.‭ ‬Nunca se había encontrado el cuerpo ni se había obtenido nada de su paradero,‭ ‬por lo tanto después de diez años de no tener noticia la manada lo dio por muerto.‭ ‬Por supuesto,‭ ‬ella se negaba a ese destino.‭ ‬Es difícil despedirse de un ser amado y si a eso le sumas que no vives su partida,‭ ‬entonces‭… ‬el adiós se hace inviable.‭ ‬Un corazón tendría que estar hecho para amar,‭ ‬para latir de júbilo y emocionarse,‭ ‬no para sufrir las pérdidas amadas,‭ ‬cuanto más, si no has podido despedirte.

Sonreí con nostalgia mientras caminaba entre canteros del jardín.‭ ‬Si Bianca me escuchara diría,‭ “‬el corazón es un músculo,‭ ‬Bernardo.‭ ‬El órgano encargado de emocionarte es el cerebro.‭ ‬Hemisferio izquierdo para ser más exactos‭”‬.‭ ‬Respiré nuevamente el oreo fresco.‭ ‬Querida amiga Bianca,‭ ¿‬qué sería de los poetas si se guían por la ciencia‭? ‬Dios,‭ ‬ser un romántico empedernido no me serviría de mucho siendo alfa.‭ ‬Aquí había bastante trabajo que hacer y no precisamente usando el corazón.‭ ‬Se necesitaban directivas concretas,‭ ‬directrices que orientaran a esta pequeña manada de lobos,‭ ‬un plan que los hiciera avanzar entre los humanos.‭ ‬En definitiva no podíamos quedarnos aislados en estas cabañas con preceptos arcaicos.‭ ‬Mantener las normas tradicionales no significaba vivir en forma precaria ni obsoleta.‭ ‬Para ellos mi nuevo grupo de lobos tendría que poner de cada uno.

No percibimos rechazo cuando nos conocieron.‭ ‬Verena nos presentó a su hijo,‭ ‬Hans.‭ ‬Un  hombre de treinta años de cabellos castaño claro y ojos oscuros.‭ ‬Me dio la impresión de ser bastante osco y esquivo a entablar conversación,‭ ‬pero eso no indicaba que fuera mal tipo.  Junto a Sabina notamos alegría y entusiasmo en‭ “‬la pandilla‭”‬,‭ ‬como yo había comenzado a llamarlos afectuosamente.‭ ‬Sólo el tiempo diría que tan bien nos llevaríamos.‭ ‬Por supuesto mi posición era más cómoda.‭ ‬Si alguna actitud de los lobos no me agradaba tenía el poder de modificarla,‭ ‬ellos en cambio,‭ ‬no.‭ ‬La ley del alfa entre los licántropos era la ley más importante sobre la tierra.‭ ¡‬Qué responsabilidad‭! ¿‬Y si me equivocaba‭?

—¡Holaa Bernardo‭! ¡‬Estoy lista‭!

Gloria con su nuevo uniforme azul exclamó con entusiasmo desde la puerta de nuestra cabaña.‭ ‬Ahora nuestro nuevo hogar era de tres.‭ ‬Sabina,‭ ‬Gloria,‭ ‬y yo.‭ ‬Sonreí abiertamente aunque una punzada de dolor atravesó mi pecho.‭ ‬Maldita ola de frío.‭ ¡‬Cuántas personas queridas había arrancado de nuestros brazos antes de que partiéramos‭! ‬Ake,‭ ‬Brander,‭ ‬Dag,‭ ‬Embla,‭ ‬Birget,‭ ‬tantos‭… ‬Pero aunque a todos los extrañaría y los llevaría dentro de mí,‭ ‬había alguien cuya muerte había zanjado hondo en mi ser convirtiéndome en alguien vulnerable.‭ ‬La madre de Gloria.

Comprendí que tenía una tarea mucho más difícil que manejar y llevar adelante a una nueva manada.‭ ‬Explicar a una niña de seis años que no sólo su padre había fallecido sino que ahora su madre había corrido la misma suerte.‭ ‬Argüir frente a su carita inocente que a pesar de que el destino la había despojado de los seres que más la habían amado,‭ ‬de que ya no le darían un beso por las mañanas, ni leerían el cuento de cada noche,‭ ‬que este bendito primer día de escuela y todos los que vendrían no estarían para acompañarla,‭ ‬que a pesar de todo,‭ ‬la vida era bella.‭ ‬Como el título de aquella película que tantas veces había visto.‭ ¿‬Por qué expresarle aquello a lo que no estaba convencido‭? ¿‬Por qué explicarle algo que me rehusaba a creer yo mismo por el inmenso dolor‭?

—¿Mis botitas‭?

Su voz como cascabel travieso me sacó de mi confusión.

‭—¿‬Qué ocurrió con tus botitas‭?

—¡Ay Bernardo‭! ¿‬Lo ves‭? ‬Las he lustrado.‭ ¿‬Han quedado bien‭?

Su rostro me miró expectante y luego se miró los pies.

‭—¡‬OH‭! ‬Es que brillan tanto que creí que no eran tus botitas.‭ ‬Pensé que te habían calzado dos estrellas del firmamento.

Rio.‭ ‬Le extendí la mano y dio varios saltos hasta llegar a mí.‭ ‬Sus dedos se enredaron en los míos y miró hacia arriba para buscar mis ojos.

‭—‬Tienes la mano fría Bernardo.‭ ¿‬Si tienes frío por qué te niegas a usar guantes‭?

—Porque gato con guantes no caza ratones.

Otra vez su risa lleno el espacio entre los dos.

‭—¡‬Ay‭! ‬Eres ocurrente Bernardo.

‭—‬Lo sé.‭ ‬Soy el mejor.

Estudié si vestía abrigada.‭ ‬Aunque el clima de Suiza en esta época no era como en Kirkenes,‭ ‬un niño siempre debía estar protegido.‭ ‬Gloria llevaba una falda y un suéter azul con la insignia del nuevo colegio.‭ ‬Se había vestido sola ya que Sabina había salido muy temprano después de desayunar.

‭—¿‬Tienes frío en las piernas‭? ‬Las botitas son muy cortas,‭ ‬Gloria.

‭—‬Ay Bernardo se usan así,‭ ‬además tengo medias de lana.‭ ¿‬Lo ves‭?

—Okay.‭ ‬Pero‭… ¿‬y un abrigo más grueso‭? ¿‬No te hará falta‭? ¿‬Un impermeable por si llueve‭?

—Bernardoooo.‭ ¡‬Tendré calor‭! ‬Además no va a llover.‭ ¿‬Ves el sol‭?

—Si si lo veo.‭ ‬Yo decía por las dudas.

Volvió a mirarse las botitas de piel.

‭—‬Estás muy bella.

‭—‬Gracias.

‭—‬Eso sí,‭ ‬te acomodaré la coleta.‭ ‬Tu cabello luce un poco despeinado.

‭—‬Sí‭… ‬Me he peinado,‭ ‬pero mis dedos no llegaban a enganchar bien mi pelo.

‭—‬Bueno para eso estoy yo.‭ ¿‬Nunca te he contado que fui peluquero‭?

—Noooo.‭ ‬Bernardo me estás mintiendo.

Reí.

Después de enganchar su cabello pelirrojo en la banda elástica azul dándole varias vueltas para que no se escaparan las finas y sedosas hebras de cabello,‭ ‬caminamos hasta la furgoneta que había comprado apenas llegamos a Suiza.‭ ‬No teníamos demasiado dinero con Sabina pero pensando en Gloria estimé que la compra de un vehículo era indispensable.‭ ‬Por suerte y por si acaso Grindelwald contaba con una línea de trenes con horarios muy‭ ‬exactos.

Abrí la puerta del acompañante y la alcé para acomodarla en el asiento que aún olía a cuero recién lustrado.‭ ‬Ella buscó el cinturón de seguridad y con prestancia y rapidez lo ajusto a su menudo cuerpo.

‭—¡‬La mochila,‭ ‬Bernardo‭! ¡‬Qué tonta soy‭!

—No te preocupes iré por ella.‭ ‬Espérame aquí.

‭—¿‬Esperaremos a Sabina‭? ¿‬Vendrá con nosotros‭?

—No cariño,‭ ‬Sabina ha tenido que hacer,‭ ‬pero te llevaré yo.

Mordió el labio inferior y se encogió de hombros.

Iba a cerrar la puerta e ir por la mochila y me detuve.

‭—¿‬Qué ocurre‭? ¿‬No te gusta que yo sea el que te acompañe‭?

—Siiii‭ –‬se apresuró a decir‭—‬.‭ ‬Es que Ruth,‭ ‬la niña de la que me hice amiga,‭ ‬me dijo que el primer día que tú vas a una escuela te llevan tus dos padres.‭ ‬Y como mis padres no están pensé‭…

—Pues no necesariamente.‭ ‬De cualquier manera la próxima vez te llevaremos los dos.‭ ¿‬Te parece‭?

—Siiii.‭ ‬Gracias Bernardo,‭ ‬siempre me reconfortas.

Cerré la puerta del vehículo y caminé hasta la cabaña.‭ “‬Siempre me reconfortas‭” “¡‬Reconfortas‭!” ¿‬De dónde sacaba esta enana el vocabulario‭? ‬No me asombraba su inteligencia,‭ ‬siempre había parecido una niña adelantada a su edad.‭ ‬Muchas veces había pensado que tenía un duende pequeño cerca de su oreja que le iba dictando lo que decir.

Apenas entré busqué la mochila con los ojos.  No estaba en el sofá,‭ ‬tampoco sobre la mesa‭… ‬Atravesé el living y el comedor hacia la habitación de Gloria.‭ ‬Di un vistazo desde la puerta y la vi sobre la cama.‭ ‬Me acerqué y la tomé entre las manos.‭ ‬El color rojo era el favorito de Gloria así que antes de ayer había recorrido el centro hasta encontrar una mochila de su color preferido.‭ ‬Como decorado tenía una niña rubia columpiándose en una hamaca.‭ ‬A su alrededor flores y césped verde.‭ 

‬Abrí el cierre metálico y comprobé que tuviera en su interior los dos cuadernos de tapa dura,‭ ‬la cartuchera de lápices de colores y demás materiales para escribir y dibujar,‭ ‬y la lunchera.‭ ‬Quité el tapper de la mochila y lo sacudí.‭ ¿‬Vacío‭? ‬Pero le había dicho a Sabina que antes de partir a la casa de Verena la llenara de galletitas y golosinas.‭ ‬El almuerzo no era necesario porque Gloria almorzaría con nosotros según el horario escolar.‭ ¿‬Qué extraño‭? ‬Mi loba jamás olvidaba cuestiones importantes.

Coloqué el recipiente en la mochila y la cerré.‭ ‬Compraría en el camino lo que hacía falta para Gloria.‭ ‬Me llamaba la atención que Sabina no nos acompañara aunque no se lo mencionaría a la pequeña.‭ ‬Creí que era más importante acompañarla en su primer día que cuestiones que tuviera para hablar con Verena‭ ¿‬Qué podría haber tan urgente que no podría esperar‭?

Regresé a la furgoneta y subí al volante.‭ ‬Le entregué la mochila y le dije que nos detendríamos en un almacén o supermercado para comprar lo que hacía falta.‭ ‬Arranqué el motor que ronroneó quejándose unas dos o tres veces y partimos hacia la aventura.

Durante el viaje,‭ ‬propio de una niña inquieta y ansiosa por su primer día,‭ ‬Gloria revisó su mochila varias veces.‭ ‬Se mantuvo callada pero sus pies balanceándose permanente me indicaron que los nervios no eran ajenos a su estado.

‭—¿‬Estás nerviosa‭? –‬pregunté.

‭—‬Un poco.

‭—‬Es normal, todos lo estamos cuando comenzamos una actividad nueva que compartiremos con otras personas.‭ ‬Descuida los niños y tu maestra te adoraran.

La miré de reojo y su iris ámbar se fijó en el cielo celeste.

‭—‬Bernardo‭…

—Dime.

‭—¿‬Desde Suiza se puede soltar globos como hacíamos en Kirkenes‭?

—¡Por supuesto‭! ‬En el cielo no hay fronteras,‭ ¿‬ves‭? ‬Observa.‭ ‬Aquí en la tierra la gente te dice cuando pasas de un país a otro o de una ciudad a otra.‭ ‬Hay carteles que te indican cuando tú abandonas una región para entrar a otra.‭ ¿‬Tú ves algo en el cielo‭?

—Mmm‭… ‬No.

‭—‬Bueno,‭ ‬eso es porque no hay límites.‭ ‬Nos hay diferencia entre los seres que habitan entre las nubes.

‭—¿‬Y eso por qué,‭ ‬Bernardo‭?

—Porque Dios lo ha querido así.‭ ‬Para simplificar.

‭—‬Aaaah‭… ‬Entonces podemos enviar un globo a mi padre y contarle lo del primer día de escuela.

‭—‬Siii me parece muy acertado.‭ ¿‬Cuándo quieres que lo hagamos‭?

—¿Este domingo te complica‭?

—¿Si me complica‭? –‬reí por la palabra elegida‭—‬.‭ ‬No,‭ ‬podemos hacerlo este domingo.

‭—‬Bien‭… ‬Bernardo‭…

—¿Sí‭?

—¿Crees que mi madre nos encuentre‭? ¿‬No está tardándose mucho‭? ‬Ya debería haber llegado a Suiza.

El corazón se me estrujó.‭ ‬Tragué saliva.

‭—‬Supongo que sí.

‭—‬Es que nos fuimos sin esperarla.‭ ¿‬Se habrá enojado‭?

—Naah.‭ ‬No te preocupes.

Mis dedos se cerraron en el volante por la impotencia,‭ ‬por la rabia,‭ ‬por el terror que embargaba mis entrañas por si daba un paso en falso y me ponía a llorar.  ‭¿‬De qué forma y en qué momento le diría a Gloria que su madre no volvería nunca más‭? ¿‬Por qué no contaba con un médico‭? ‬Uno de esos que acostumbraba hablar de la muerte como algo tan natural.‭ ¿‬Por qué Dios me había puesto en el medio para destrozar el corazón de Gloria y no había puesto a otro‭? ¡‬Qué injusto‭!

El silencio nos acompañó el resto del viaje.‭ ‬Pensé que se me ponía a prueba al tener que contarle a Gloria lo sucedido.‭ ‬Sin embargo,‭ ‬imaginé a Gloria frente a un desconocido tratando de relatarle los hechos.‭ ‬Imaginé su rostro de niña escuchando cada palabra dicha con precisión y frialdad.‭ ‬Entonces‭… ‬entendí‭… ‬No cualquiera tenía el derecho de enfrentarse a Gloria,‭ ‬no cualquiera.‭ ‬Porque ese alguien que le diera la noticia debía saber que podía estar sintiendo,‭ ‬ese alguien que dejaría escapar cada palabra con dolor debía conocerla.‭ ‬Conocerla y quererla mucho.‭ ‬Sí,‭ ‬Dios nunca se equivocaba.‭ ‬Ese alguien tenía que ser yo.

El colegio en Kleine Scheidegg se alzaba tras altos muros con su gran estructura de cemento y un parque muy bien cuidado.‭ ‬Dentro de un cantero ovalado cubierto de flores rojas y blancas la bandera suiza flameaba en el mástil.‭ ‬Una decena de pinos que elevaban los picos hacia el cielo rodeaban el gran edificio gris dando la impresión de parecer parte de una guardia real.‭ ‬El portón de tres metros de alto con rejas negras permanecía abierto de par en par para que el séquito de niños ingresara por el sendero de canto rodado.

‭‬Dos jóvenes mujeres de cabellos caoba claro y una rubia,‭ ‬de pie, en la entrada principal,‭ ‬saludaban con una inclinación de cabeza y amplia sonrisa.‭ ‬Observé que varios niños las saludaron por sus nombres después de ser dejados por algunos de sus progenitores.‭ ‬Quizás muchos de ellos habían sido acompañados por empleados de casas de familias ricas que provenían de Lugano,‭ ‬una ciudad donde el sector financiero y bancario aportaba gran parte del presupuesto al sureste del país.‭ ‬Algunos niños quedaban pupilos en la semana y eran retirados al finalizar esta‭  ‬para así volver al Cantón de Tesino.‭

 El colegio contaba con buenos antecedentes.‭ ‬Un alto nivel de educación y además era el único que tenía enseñanza trilingüe.‭ ‬Gloria hablaba el idioma noruego y además manejaba el alemán,‭ ‬lengua que se aprendía‭ ‬comúnmente en Oslo.‭ ‬Me alegraba que encontráramos para la niña una alternativa que no la obligara al cambio brusco en poco tiempo aunque pagar su educación nos saliera costoso.‭ ‬Ya tenía bastante mi pobre Gloria con adaptarse a un nuevo hogar y país.‭ ‬Debido a que su aprendizaje se limitaría dentro del idioma alemán,‭ ‬Gloria saldría más temprano que otros niños que completaban la doble escolaridad.‭ ‬Yo creía que era mejor aún.‭ ‬No me agradaba la idea que una niña tan pequeña pasara tres cuarta partes del día casi todos los días de la semana con extraños y no compartiendo con su familia.

Familia‭… ‬Me parecía increíble que hubiera formado una familia.‭ ‬Yo que hace menos de un año era el típico solterón solitario vagando entre la muchedumbre.‭ ‬Guauhh‭ ¡‬Cómo la vida te daba sorpresas‭!

Gloria apretó mi mano con fuerza cuando faltaban pocos pasos para llegar a las tres señoritas.‭ ‬La miré y le guiñé un ojo.

‭—¡‬Lindo colegio has conseguido‭!

Sonrió apenas y contestó.

‭—‬Yo no lo he conseguido Bernardo,‭ ‬lo has conseguido tú.‭ ‬Yo hubiera preferido que me enseñara una maestra en casa.

‭—‬Bueno,‭ ‬eso no es lo aconsejable.

‭—¿‬Por qué no‭?

—Porque los niños necesitan estar con otros niños,‭ ‬jugar,‭ ‬conversar,‭ ‬hacer travesuras.

‭—‬Yo no necesito todo eso.‭ ‬Además tengo a Ruth que vive cerca.‭ ‬Nos llevamos muy bien.

‭—‬Sí lo sé.‭ ‬De cualquier forma debes aprender.

‭—‬Entonces Bernardo no me mientas,‭ ‬esa es la razón por la que debo estar aquí.

Demonios‭…

Cuando faltaban pocos metros para pasar a territorio enemigo según el pensamiento de Gloria,‭ ‬un niño de corta edad estalló en llanto aferrándose a la que parecía ser su madre.‭ ‬Inmediatamente una de las jóvenes maestras se apresuró y lo alzó en su regazo a pesar de la inminente resistencia del crío.‭ ‬La joven le habló por los bajo y lo acurrucó en sus brazos.‭ ‬Gloria se detuvo en seco,‭ ‬inmóvil.

‭—‬Vámonos de aquí Bernardo.

Titubee.

‭—‬Gloria,‭ ‬espera.‭ ¿‬Lo ves‭? ‬La maestra lo está convenciendo y parece que es muy dulce con él.

‭—¡‬Bernardo por favor‭!

Me incliné hasta que mis rodillas tocaron la acera.‭ ‬Cara a cara con Gloria, opté por poner en práctica mi nulo e inexistente conocimiento en psicología infantil.

‭—‬¡Cómo tú desees! Si quieres irte verdaderamente y estás convencida nos iremos a casa.

‭—‬Buenos días.

Una voz melodiosa y grata saludó a unos pasos de nosotros.‭ ‬Miré hacia arriba y un par de ojos color azul intenso me sonrieron.

Me puse de pie inmediatamente devolviendo la sonrisa.

‭—‬Hola‭ –‬dijo,‭ ‬saludando en alemán y extendiendo la mano‭—‬.‭ ‬Soy Marianne.‭ ‬La niña que lo acompaña debe ser la nueva alumna,‭ ¿‬no es así‭?

—Correcto.‭ ‬Soy Bernardo Hoswall.‭ ‬Soy el padre de la niña.

Gloria me echó una mirada rápida y luego mantuvo la vista en el rostro de la joven.‭ ‬No había tenido oportunidad de explicarle a Gloria que Sabina y yo la habíamos adoptado por las circunstancias acaecidas,‭ ‬pero creo que su rapidez mental captó que al menos frente al colegio yo sería como su padre.

‭—¿‬Cómo te llamas‭? –‬dijo la señorita,‭ ‬retirando su cabello largo y rubio detrás de la oreja.

‭—‬Gloria.

‭—¡‬Me encanta‭! ‬No tenemos ninguna Gloria en todo el colegio.‭ ‬Creo que serás muy‭ “‬especial‭” ‬para nosotros.

‭—¿‬Ser‭  ”‬especial‭” ‬me servirá a favor o en contra‭?

La joven dejó de sonreír y me miró perpleja.

‭—‬OH sii es un pequeño monstruo intelectual‭ –‬aseguré.

No tardó en estallar en una risa sincera y se inclinó depositando un beso en la mejilla de Gloria.

‭—‬Gloria,‭ ‬aquí todo será a tu favor.‭ ‬No te preocupes cariño.‭ ‬Además,‭ ¿‬sabes qué‭?

—¿Qué‭?

—Yo seré tu maestra por este año.‭ ¿‬Te agrada la idea‭?

Tanto el rostro de Gloria como el de la maestra se unieron en una bella sonrisa.‭ ‬La joven tendría unos veinticinco de años,‭ ‬no le daba mucho más.‭ ‬Parecía agradable al trato y sus facciones perfectas y angelicales ayudaban a la pronta aceptación de cualquier niño.‭ ‬Bueno,‭ ‬y de cualquier hombre.

Se puso de pie y la cogió de la mano.

‭—‬Acompáñeme señor Bernardo,‭ ‬seguramente querrá hablar con la nueva rectora.

‭—‬OH sii muchas gracias.‭ ‬Mi mujer y yo tuvimos una charla la semana pasada pero no recuerdo que fuera una rectora.‭ ‬Nos recibió un hombre que dijo ser el rector.

‭—‬Es cierto.‭ ‬La nueva rectora debió tomar el cargo.‭ ‬El señor Schnieper tuvo que renunciar.‭ ‬Problemas personales.

‭—‬Entiendo.‭ ‬Además si la acompaño Gloria no entrará sola,‭ ‬se sentirá más contenida.

Sus ojos azules me miraron chispeantes y divertidos.

‭—‬Señor Bernardo,‭ ‬Gloria comenzará el colegio,‭ ‬no el ejército.‭ ‬Y aquí la contendremos.

‭—‬OH siii siii,‭ ‬lo decía porque es su primer día.

Sonrió con una sonrisa de esas que parten en dos hasta el más fuerte.‭ ‬Creo que entendió mis temores porque continuamos en silencio por el sendero hasta llegar a la puerta principal.‭ ‬Subimos cinco escalones de mármol veteado en blanco y gris que se extendían por el hall.‭ ‬El suelo parecía un espejo limpio a cada paso que dábamos,‭ ‬a pesar del tránsito fluido de los muchos chicos de variadas edades que caminaban a la par nuestra.‭ ‬Imaginé que un Quasimodo cualquiera,‭ ‬o llamado el jorobado de Notre Dame,‭ ‬estaría tras alguna puerta esperando pasar la mopa de cera cada diez minutos o menos.

Lo primero que vi fue un gran hall y un pasillo angosto y largo a la izquierda.‭ ‬Algunas mujeres con carpetas en sus manos caminaban luciendo faldas y chaquetas azules al igual que Marianne.

La simpática maestra se detuvo y señaló con delicadeza el pasillo.

‭—‬La tercera puerta es la rectoría.‭ ‬Ella debe estar esperándolo.

Me quedé clavado en el suelo sin poder dar un paso.

‭—¿‬Señor Bernardo‭? ‬Gloria vendrá conmigo.‭ ‬La presentaré a sus compañeros.

‭—‬Ah‭… ‬Sí,‭ ‬supongo que debe irse con usted.

Una risa cristalina escapó de su boca.

‭—‬Señor Bernardo‭… ‬Tranquilo.‭ ‬Le pasará los nervios a la niña.

Gloria me miró.

‭—‬No te preocupes Bernardo.‭ ‬Yo ya no tengo nervios.‭ ‬Me gusta mi maestra.

Sonreí y me incliné sobre el suelo de baldosas rectangulares.‭ ‬El mármol frío entró en contacto con mis jeans aunque juraría que el frío que sentía en mi cuerpo no se debía al piso gris y blanco,‭ ‬sino a la sensación de desprendimiento que apretaba mi corazón.

‭—‬Gloria,‭ ‬te estaré esperando en la puerta para irnos a casa y almorzar junto a Sabina.‭ ‬Pórtate bien.

‭—‬Sí Bernardo,‭ ‬lo sé.‭ ‬Maneja despacio y con cuidado.

‭—‬Lo haré.

Abracé a Gloria muy fuerte contra mi pecho y cerca de su oído le repetí dos veces‭ “‬te quiero mucho‭”‬.

‭—‬Yo también te quiero Bernardo.

Y así me desprendí de la pequeña genio.‭ ‬Con la lucha despiadada de dejarla a los cuidados de esa maestra al parecer tan competente, o de escapar con ella y resguardarla en nuestra casa con Sabina.

Al llegar al lugar señalado no sin antes girarme cinco veces para ver a Gloria perderse de la mano de su maestra,‭ ‬golpee la gran puerta de doble hoja.‭ ‬Observé el material de cedro con la que estaba hecha.‭ ‬Un colegio muy distinguido en cuanto aspecto y construcción.‭ ¿‬Pero acaso importaría si Gloria no se sentía cómoda‭? ‬No‭…

—Adelante‭ –‬dijo una voz desde el interior.

Abrí lentamente una de las hojas de la puerta y me asomé.

‭—‬Disculpe,‭ ‬buenos días.

‭—¿‬Usted es el padre de la nueva alumna‭?

Una mujer mayor,‭ ‬de baja estatura,‭ ‬se puso de pie detrás del escritorio.‭ ‬Llevaba el mismo uniforme que el resto del personal y un rodete ajustado en lo alto de su cabello plateado.‭ ‬Su rostro reflejaba la experiencia en la vida a través de unas cuantas arrugas.

‭—‬Sí,‭ ‬mi nombre es Bernardo Hoswall.

Extendió su mano derecha sin dejar de sonreír.‭ ‬Me adelanté,‭ ‬cerré la puerta,‭ ‬y estreché su trémula y cálida mano.

‭—‬Soy la rectora.‭ ‬Brigitte Ritz.‭ ‬Tome asiento señor Hoswall.

‭—‬Gracias.‭ ‬Llámeme Bernardo,‭ ‬por mí está bien.

‭—‬De acuerdo.‭ ‬Si eso lo hace sentir cómodo.‭ ‬Porque‭… —‬dijo arqueando las cejas‭—‬,‭ ‬sospecho que se encuentra perturbado.


Perfecto,‭ ‬o yo era la viva imagen de la miseria plasmada categóricamente en mi rostro o ella era la reina del psicoanálisis.

‭—‬Lo siento‭… ‬Es la primera vez que me separó de Gloria después que comenzó a vivir con nosotros.

Sus facciones se estrecharon como interrogantes.

‭—¿‬Disculpe‭? ¿‬Ha querido decir que la niña no ha vivido con sus padres desde que nació‭?

—Sí,‭ ‬con sus padres sí‭… ‬Mi mujer y yo adoptamos a Gloria hace poco tiempo‭… ‬Sus padres fallecieron.

‭—‬OH lo lamento,‭ ‬pobre niña,‭ ‬es muy pequeña.‭ ¿‬Cómo aconteció la desgracia‭?

—Su padre falleció por un accidente‭… ‬Ehm‭… ‬Hace meses.‭ ‬Su madre no ha resistido la ola de frío que azota el norte de Noruega.

‭—¡‬OH‭! ‬No dejo de seguir las noticias cada día.‭ ‬Es espantoso como el planeta se está cobrando de los abusos que practicamos los seres humanos.‭ ‬Aquí en Suiza hay muchas reservas intocables.

‭—‬Eso es bueno.

‭—‬Ya lo creo.‭ ‬Ayer he escuchado que hubo una leve mejoría en el clima.

‭—¿‬En serio‭?

—Sí.‭ ¿‬Ha dejado familia en Noruega,‭ ‬señor Bernardo‭?

—He dejado amigos,‭ ‬muy buenos amigos‭… ‬Espero estén bien.‭ ‬No he podido comunicarme porque las señales están interferidas al parecer.

‭—‬Lo siento mucho.‭ ‬Y lamento la orfandad de la niña.

‭—‬Sí créame,‭ ‬nadie lo siente como yo.‭ ‬Yo...‭ ‬no debí decírselo.‭ ‬Legalmente hemos hecho el trámite en Kirkenes a pesar de que el clima nos dificultó el poder trasladarnos al pueblo y para la ley somos sus padres,‭ ‬no tiene diferencia.‭ ‬No debí aclararlo.

‭—‬Es bueno que me lo haya dicho‭… ‬Bernardo‭… ‬No debe sentir culpa.‭ ‬Ser padre no es fácil.‭ ‬Llevar a cabo una línea educativa no es tarea sencilla.‭ ‬No debería creer que podrá con todo.‭ ‬Permítase errar.

‭—‬No no,‭ ‬yo no puedo permitirme eso, señora rectora.‭ ‬Me prometí a mí mismo ser un padre ejemplar y no romperé mi promesa.

Su mirada bajó hacia la fila de documentos ordenados de su escritorio,‭ ‬golpeó la punta de la lapicera contra un papel e hizo una mueca de decepción.‭ ‬Me miró.

‭—‬Lamento decirle que posiblemente rompa varias veces su promesa,‭ ‬no porque sea mi deseo.‭ ‬Señor Bernardo‭… ‬No existen padres ejemplares en el mundo.‭ ‬Y‭… ‬eso no es malo.‭ ‬Somos humanos,‭ ‬no máquinas a las que programamos.‭ ‬Los errores surgen a medida que uno vive.‭ ‬Lo importante es darle amor y contención.‭ ‬Desde el colegio puede estar seguro que lo haremos.

Se puso de pie y dio varios pasos hacia unos cajones de metal color gris.‭ ‬Al parecer abrió y buscó en los archivos.

‭—¿‬El apellido de Gloria es Hoswall‭?

—Sí, señora rectora.

En menos de un minuto tomó una de las carpetas del montón.

‭—‬Bien,‭ ‬aquí está la pequeña Gloria.‭ ‬Créame que he estado leyendo estos últimos días decenas de historiales y antecedentes de muchos niños.‭ ‬Debo ponerme al día cuanto antes.

Me quedé sentado inmóvil,‭ ‬observando tomar asiento a la rectora.‭ ‬Hojeó rápidamente buscando las páginas principales.‭ ‬Se detuvo a leer minuciosamente mientras mi pie izquierdo se movía una y otra vez en un movimiento corto y repetitivo.

‭—‬Mmm‭… ¿‬La niña vive en las afueras‭?

—Sí,‭ ‬pero tiene todas las comodidades.

‭—‬Bien‭… ‬Dígame Bernardo,‭ ¿‬no piensan mudarse cerca del colegio‭? ‬Gloria tiene un viaje de casi una hora para llegar aquí.

‭—‬No tomamos autobús,‭ ‬tengo una furgoneta.‭ ‬Nos ha llevado media hora.‭ ‬Es que por ahora no podemos mudarnos.

‭—‬Muy bien.‭ ‬No se preocupe‭…‬.‭ ‬Dígame‭… ¿‬Qué relación tiene con su esposa‭?

—¡OH‭! ‬Excelente.‭ ‬Sabina la adora.

‭—‬Me alegra saber eso.‭ ‬En niños que han sufrido pérdidas semejantes es muy beneficioso que cuenten con una familia en armonía.‭ ‬Ya hemos vivido lo contrario.

‭—¿‬Tienen niños en el colegio con la misma situación que Gloria‭? ‬Es decir,‭ ¿‬huérfanos‭?

Sus ojos dulces que ahora podía apreciar de un celeste claro me observaron detenidamente.‭ ‬Junto sus manos sobre el escritorio entrelazando sus dedos.

‭—‬Señor Bernardo,‭ ‬Gloria no es la única en el mundo que pasa por desgracias.‭ ‬Y sí,‭ ‬tenemos varios supuestos.

‭—‬Lo siento.‭ ‬Creí que mi pequeña era una de las pocas en el mundo que soportaba a tan corta edad la adversidad.

Sonrió con ternura.

‭—‬Veo que es un padre sin experiencia pero dedicado,‭ ‬eso lo compensa.‭ ‬Señor Bernardo‭… ‬Aquí tenemos muchos casos peores que el que atraviesa Gloria.‭ ‬Padres golpeadores,‭ ‬alcohólicos,‭ ‬abusadores,‭ ‬etc.‭ ‬La lista es larga.‭ ‬Le repito, no se preocupe,‭ ‬podremos con Gloria,‭ ‬la sacaremos adelante por supuesto con la ayuda de su mujer y la de usted.

‭—‬Cuente con ello.‭ ¡‬Ah‭! ‬Tiene nuestros números de móviles,‭ ¿‬verdad‭? ‬Por si ella llora o quiere retirarse porque no está bien de salud.

Movió la cabeza negando sin dejar de sonreír.‭ ‬Abrió un cajón y sacó una carpeta con el logo de Medican assistent.‭ ‬Lo extendió para que yo lo tomara.

‭—‬Puede revisarlo así quedará tranquilo.‭ ‬Ese cuerpo médico es inmejorable.‭ ‬El colegio está cubierto.‭ ‬Y sí,‭ ‬ya cuento con sus números de móviles,‭ ‬están con los datos que han dado al otro rector en la carpeta que acabo de ver.

Rechacé lo que me ofrecía cortésmente.

‭—‬Por favor discúlpeme debo ser muy latoso y agobiante.

‭—‬No se incomode,‭ ‬lo entiendo,‭ ‬de verdad que lo entiendo.

‭—¡‬Gracias‭!

La sensación que me embargo apenas salí de la entrevista con la amable rectora fue de sosiego y placidez.‭ ‬Entré a la furgoneta y la puse en marcha camino a casa.‭ ‬A través del parabrisas miré el cielo límpido sin nubes.‭ ‬Aún con un nudo en mi garganta aunque con paz en el alma,‭ ‬susurré mirando el infinito‭…

—Descansen en paz amigos,‭ ‬Gloria será feliz,‭ ‬se los prometo.




5 comentarios:

  1. Hola Lou... comienzo a comprender el mal trato que le dispensa Lenya a Rodion... no le perdona que no ayudara a su madre cuando fue atacada por los lobos
    Lenya debe odiar a los lobos y tiene secuestrado al alfa... que pudiera ser el marido desaparecido de Verena
    La pobre Gloria, con solo seis años, se ha quedado sin padre y sin madre
    Creo que Bernardo y Sabina serán unos padres inmejorables
    Me ha gustado Marianne, la maestra... Y la rectora, Brigitte, también
    Un capítulo muy completo y muy ameno
    Por supuesto me ha encantado saber de Bernardo
    Tengo la sensación de que poco a poco nos vas a introducir en una segunda parte muy buena
    Me ha encantado este capítulo... hasta el próximo
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Uy me enamore de Bernardo, es que dulce y compresivo me encanto como cuida a Gloria , pobre niña. Te mando un beso y te deseo una genial semana cuídate mucho

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola cielo!

    Aquí me tienes, gracias por el enlace, ha sido genial poder leer este capítulo y como te imaginas lo que más me ha emocionado es poder leer a Bernardo, lo echaba tanto de menos... Bueno, en sí el capítulo ha estado muy completo y esclarecedor. Ahora entiendo un poquito mejor a Lenya aunque me falta saber más de él, claro, y lamento que pasara por tantas penas, se nota que es un ser con mucho dolor en el corazón.

    Me quedo con curiosidad respecto a la ausencia de Sabina, creo que debe haber una importante razón por allí que ya nos contarás y desde luego que siento pena por Gloria y al mismo tiempo tranquilidad de saber que cuenta con un padre como Bernardo para ayudarla.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Lou! Hace tiempo que no he entrado en el blog, de echo hasta hoy, porque he estado muy atareada, pero como he podido observar. Ha valido muchísimo la pena esperar un tiempo más. Que sepas que desde hoy en adelante ya te seguiré con toda la normalidad. Otra cosa más era felicitarte, y es que lo hago todas las veces que te comento, y lo haría incluso más, porque te lo mereces, tu manera de escribir es increíblemente buena, me sorprendes más cada día. Y que sepas que me ha gustado mucho que hayas metido a Lenya y más personajes. Por cómo ha empezado, tiene una muy buena pinta, en serio, sigue así que cada día das un paso de gigante. Un beso enorme de parte de Luna también :)
    Nerea.

    ResponderEliminar